El duelo: cómo llevar la muerte de un ser querido

Duelo

La mayoría de las personas se enfrentarán a lo largo de su vida a la muerte de un ser querido. Es un proceso natural, pero eso no hace que sea menos doloroso.

Superar una pérdida conlleva un proceso por el que todas las personas debemos transitar, pero que en algunos casos, por diferentes motivos, se hace especialmente complicado.

¿Qué es el duelo?

El duelo es un proceso de adaptación universal y natural tras la muerte de un ser querido que implica muchas emociones diferentes a lo largo del tiempo y que se puede manifestar de muchas maneras, tanto físicas como emocionales.

Algunas personas llegan a desarrollar una depresión, se aíslan, tienen problemas para dormir, se sienten culpables y se obsesionan con la muerte. También pueden sufrir pérdida del apetito, cansancio, dificultad para concentrarse, ansiedad, alucinaciones o sueños recurrentes con la persona fallecida.

Proceso De Duelo

Tipos de duelo

– Duelo anticipado: suele darse en procesos que implican una enfermedad que sabemos que la persona que queremos no superará.

– Duelo patológico: se produce cuando la pérdida no se acepta, y, por lo tanto, el duelo se niega o se intensifica. Suele llevar aparejados cuadros depresivos.

– Negación del duelo: aparece cuando la persona se reprime y no expresa el dolor que le causa la pérdida.

– Duelo intensificado: sucede cuando la persona no puede controlar expresar las emociones que siente, grita y saca la rabia que lleva dentro. Puede provocar inestabilidad emocional y depresión.

– Duelo confuso: se presenta cuando realmente se desconoce si la persona ha muerto, por ejemplo, en casos de desaparición.

– Duelo retardado: ocurre en situaciones en las que la persona no vive el duelo en el momento, sino que lo hace más adelante. Suele darse en personas que controlan sus emociones para sentirse fuertes.

– Duelo desautorizado: se ocasiona cuando el entorno más cercano de la persona que lo sufre le reprocha que siga con el duelo tras un periodo de tiempo.

Fases del duelo

Avanzar en el proceso implica superar emociones muy dolorosas, es decir, pasar por diferentes etapas. Estas etapas no tienen por qué presentarse de manera ordenada e incluso pueden mezclarse unas con otras.

– Negación: la persona se niega a aceptar la muerte del ser querido. Siente que está viviendo un sueño y que la persona fallecida va a aparecer en cualquier momento. En algunos casos puede entrar en estado de shock y sentir una sensación de irrealidad. A veces pueden aparecer síntomas de ansiedad como mareos, hiperventilación, insomnio o ataques de ansiedad.

– Culpa: la persona se siente culpable por no haber hecho lo suficiente o no haberse portado bien con la persona fallecida, incluso simplemente por haber tenido una discusión.

– Desesperanza: la tristeza lo inunda todo porque la persona se hace plenamente consciente de la pérdida. Se siente sola, vacía, y cree que no va a poder vivir sin la otra persona.

– Rabia: la persona siente rabia y frustración por lo ocurrido. Está enfada con el mundo y cree que lo que le ha pasado es injusto.

– Aceptación: aunque la persona sigue echando de menos a su ser querido, ha llegado a aceptar que ya no está. Sigue presente el dolor, pero está aprendiendo a vivir sin la persona fallecida, está reconstruyendo su mundo. En esta etapa podemos empezar a rehacer nuestra vida.

Algunas personas son más proclives a pasar por procesos especialmente complejos, ya que existen factores de riesgo que aumentan la sensación de dolor.

Persona Atravesando Duelo

Factores de riesgo

– Pérdidas muy seguidas

– No tener superada una pérdida anterior (duelo no resuelto)

– Pérdidas inesperadas

– Muertes por suicidio, asesinato o catástrofes

– No tener una red de apoyo

– Tener una relación conflictiva con la persona fallecida

– Que la persona fallecida ocupara un lugar especialmente importante, tanto a nivel emocional como económico

– Antecedentes de trastorno mental.

Superar la pérdida es doloroso, y por eso es importante disponer de herramientas que nos ayuden en el proceso. No podemos hacer que el dolor desaparezca, pero sí podemos acompañarte en ese dolor y darte recursos para vivir tu proceso de duelo de manera consciente.

Ponte en contacto con Psiconervión, consulta psicológica en Bilbao. Te ayudaremos a afrontar la nueva situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *