Por qué ir al psicólogo

Ir al Psicólogo

En estos momentos en los que la salud mental se ha convertido en tema habitual de conversación y parece que ha dejado de ser una cuestión tabú, siguen siendo muchas las personas que temen pedir ayuda psicológica o van a su primera consulta con miedo o incluso vergüenza.

Saber cuándo acudir a psicoterapia resulta a veces una decisión compleja a pesar de que hay muchos motivos por los que ir al psicólogo es necesario.

¿Cómo sé si tengo que ir al psicólogo?

Es curioso que veamos con total normalidad que si nos duele una muela tenemos que ir al dentista, y en cambio a veces nos cueste aceptar que si no nos sentimos bien, acudir a consulta psicológica debería ser la primera opción.

Hay muchos motivos por los que ir al psicólogo. La psicoterapia no solo nos ayuda a resolver nuestro malestar dándonos herramientas para gestionar nuestras emociones, sino que además nos enseña diferentes estrategias con las que afrontar la adversidad. Responsabilizarnos de nuestro bienestar emocional y buscar acompañamiento psicológico profesional es el primer paso para modificar lo que nos hace sentirnos mal y mejorar nuestra calidad de vida.

Es por ello que acudir a consulta psicológica no es necesario solo para las personas que sufren algún tipo de trastorno. También resulta de gran utilidad para crecer y llevar una vida más plena y más equilibrada. En suma, son muchas las razones por las que acudir al psicólogo.

Si te preguntas por qué ir al psicólogo o cuándo comenzar una terapia, a continuación te explicamos una serie de motivos por los que es necesario acudir al psicólogo.

Soledad, relaciones tóxicas, falta de autoestima

  • Me siento solo: Las personas somos por definición animales sociales, necesitamos el contacto, la compresión y el cariño de otras personas. La soledad elegida es muy sana, pero sentirnos solos estando rodeados de gente puede producirnos una gran sensación de tristeza. La psicoterapia me proporcionará recursos para afrontar la situación.
  • Mis relaciones personales no son buenas: decir que somos animales sociales no implica que tengamos que relacionarnos con nuestro entorno a cualquier precio. No tener una relación sana de pareja, familia, amistad o compañeros de trabajo puede limitarme enormemente en mi día a día, pero con el asesoramiento psicológico de un profesional puedo ser capaz de reconducir aquellas relaciones personales que me dañan en relaciones sanas.
  • No tengo autoestima: tener un concepto bajo de uno mismo o sentir que no valemos para nada es una de las realidades más dolorosas que experimentamos, y que además puede desembocar en situaciones más complicadas. Recuperar el control de nuestra vida puede ser fácil si contamos con ayuda psicológica profesional.
El estrés o depresión es una de las razones para acudir a psicoterapia

Estrés, cansancio, malestar físico, depresión

  • Tengo problemas en el trabajo: estrés, ansiedad, depresión… son muchas veces cuadros médicos que tienen su origen en el trabajo y al mismo tiempo pueden repercutir de manera muy negativa en cómo desarrollo el mismo. La consulta con el psicólogo me permitirá saber hasta qué punto mi trabajo está perjudicando mi salud mental, así como hacerme con herramientas para saber manejar esas situaciones tan habituales.
  • Estoy estresado y no me encuentro bien: escuchamos en muchas ocasiones hablar de las crisis de ansiedad, los nervios o el estrés y cómo eso afecta a las personas haciendo que físicamente se encuentren mal. Dolor de estómago, mareos, pérdida momentánea de visión, erupciones en la piel, dificultad para respirar, dolores musculares, problemas para dormir… Todo ello puede tener su origen en un malestar emocional que es necesario atajar con ayuda psicológica.
  • Estoy deprimido: la depresión es una de las enfermedades que se sufre con más frecuencia y uno de los motivos más habituales para ir a consulta. Saber identificar que no se trata de un momento pasajero de tristeza sino de una enfermedad será el primer paso para llevar a cabo una psicoterapia que mejore mi bienestar y calidad de vida.

Insatisfacción, desmotivación, frustración, falta de control emocional, miedos

  • Me siento insatisfecho, no encuentro sentido a la vida: sentirme insatisfecho de manera temporal por un motivo concreto puede ayudarme a conseguir nuevos retos, pero si se convierte en algo permanente me va a impedir disfrutar de mi día a día. En estos casos, analizar con un profesional de la psicología la razón de esa insatisfacción me permitirá poder evaluarme de manera más clara y poder seguir construyendo.
  • Me siento frustrado porque nada me sale como quiero: tanto si se trata de un nivel de autoexigencia demasiado alto como si me falta la fuerza de voluntad necesaria o hay causas más complejas, acudir al psicólogo me aportará herramientas para saber gestionar mejor lo que me ocurre.
  • No puedo controlar la intensidad de mis emociones: sentir que las emociones controlan mi vida puede hacer que me sienta débil e inseguro. Tener pautas psicológicas para saber actuar en esas situaciones me permitirá avanzar y volver a tomar las riendas.
  • Sufro un miedo irracional a algo: si sentir miedo descontrolado me impide desarrollar mi vida con normalidad, la terapia psicológica me ayudará a controlarlo y recuperar el mando de mis emociones.

Crisis personales, adiciones, trastornos mentales

  • Estoy sufriendo una crisis personal: un divorcio, la muerte de un familiar cercano, una infidelidad, una crisis laboral… muchas situaciones pueden hacer que me sienta desbordado y sin saber cómo enfrentarme a ellas. Acudir a terapia psicológica me ayudará a controlar mi equilibro emocional y mi estabilidad.
  • Tengo una adicción: no ser capaz de controlar el consumo de pornografía, alcohol, drogas, videojuegos, apuestas… supone una gran limitación. Reconocerme en el problema y comenzar a trabajar en él con las pautas de un psicólogopuede ayudarme a ponerle freno al problema antes de que abarque otros ámbitos de mi vida y deteriore mis relaciones personales.
  • Tengo un trastorno mental: conocer mi enfermedad será en estos casos el primer paso para poder tratarla y mejorar mi estado mental.
Razones para ir al psicólogo

Si te has visto reflejado en alguna de estas situaciones, o simplemente te sientes mal pero no sabes lo que te ocurre, tienes razones para buscar ayuda psicológica profesional. Con el acompañamiento de un psicólogo podrás aprender a gestionar tus sentimientos en un espacio seguro en el que ser escuchado sin sentirte juzgado.

Ponte en contacto con Psiconervión, consulta psicológica en Bilbao. Será el primer paso para una vida más plena y satisfactoria.

Valora este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir WhatsApp
💬 ¿Necesitas ayuda? ¡Escríbenos!
Hola 👋
¿en qué podemos ayudarte?